Cómo nos afecta el sol

La luz y el calor del sol están producidas por dos tipos de radiaciones solares, pero el sol emite otros tipos de radiación que también nos afectan, aunque no sean tan fáciles de observar.

 

Energía solar

El sol es un cuerpo celeste en cuyo interior se producen reacciones de fusión nuclear (el hidrógeno se transforma en helio) de modo que unas 4.000.000 toneladas de materia se transforman en energía cada segundo  (la misma energía que producirían 100.000 billones de centrales nucleares juntas).
Afortunadamente, la Tierra recibe una pequeñísima parte de la energía que irradia el sol, y las emisiones de gran poder energético e incompatibles con la vida son filtradas y absorbidas por la atmósfera (en la capa de ozono) antes de llegar a la superficie terrestre.

Radiación solar

De este modo, hasta nosotros llegan 3 tipos de radiaciones solares, llamadas ultravioleta, luz visible e infrarroja:
  • UV. Los rayos ultravioleta tipo A (UVA) pueden penetrar en nuestra piel más profundamente que los de tipo B (UVB), pero ambos producen fotoenvejecimiento cutáneo (caracterizado por la piel engrosada, seca y arrugas profundas), manchas en la piel y alteraciones en su ADN, lo cual aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel.
  • Luz visible. La radiación de luz visible tiene menor poder de penetración en nuestra piel, pero puede potenciar los efectos nocivos de la radiación UV.
  • IR. Puede llegar hasta las capas más profundas de la piel, provocando el mencionado fotoenvejecimiento. Produce un aumento de temperatura, haciendo que sintamos calor en la piel y favoreciendo la aparición prematura de cataratas en los ojos de personas con predisposición.

 

Índice ultravioleta (UVI)

El Índice Ultravioleta (Índice UV o UV Index) fue propuesto por la OMS como medida de la intensidad de radiación ultravioleta en un determinado día y lugar, para indicar a la población su capacidad de producir lesiones cutáneas.

Los valores del índice UV se expresan en unidades (desde el 0 al 11) de modo que cuanto mayor es el índice, mayor será la posibilidad de que la exposición al sol dañe la piel y los ojos. Por eso es conveniente consultar el índice UV para saber cuánto protegernos de la radiación solar.

 

Fuentes:
Fotoprotección. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. (Disponible aquí).
González Bosquet, L. Los efectos nocivos de la radiación solar y la forma de combatirlos. Offarm 2003;22:68-76
Autor: Gloria Aparici. Farmacéutica.

 

Valoración de nuestros lectores
[Total: 1 Promedio: 3]
Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.