¿Qué dice el prospecto?

El prospecto es ese papelito que viene en cada caja de medicamentos y que parece destinado a estorbar todo lo posible la tarea de sacar o guardar las pastillas. Unos lo tiran en cuanto abren la caja y otros lo leen aterrados pensando en cuánto puede perjudicarles.

 

El prospecto es un documento que debe acompañar a cualquier medicamento que esté comercializado y su función es la de mostrar la información más relevante para su uso. Debe estar autorizado por la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) y sus apartados más importantes son:
  • Composición: indica qué componentes tiene el medicamento, en qué cantidad, en qué forma (jarabe, cápsulas, parches…)
  • Indicaciones: para qué dolencias se debe utilizar. Muchos medicamentos pueden ser muy útiles para diferentes enfermedades, de modo que es muy posible que una persona tome un medicamento para la depresión y otra tome el mismo medicamento para el dolor, por ejemplo.
  • Posología: cómo debe tomarse, en qué cantidad, si es mejor tomarlo en ayunas o con alimentos…
  • Contraindicaciones: hay medicamentos que podrían llegar a ser perjudiciales si el paciente tiene alguna circunstancia determinada, como estar embarazada o padecer ciertas enfermedades, alergias…
  • Precauciones: casos en los que hay que tener cuidado al tomar el medicamento. Por ejemplo, algunos inhaladores no deben usarse más de una semana.
  • Efectos secundarios: reacciones no deseadas que puede producir el medicamento. Este apartado es muy delicado, porque los laboratorios están obligados a poner todos los efectos no deseados, aunque sólo se hayan dado unos pocos casos en todo el mundo. Así que es bueno leer qué reacciones podríamos tener, pero hay que pensar que lo más habitual es obtener más beneficios que perjuicios, siempre que necesitemos tomar el medicamento.
  • Interacciones: a veces no es bueno tomar juntos algunos medicamentos o incluso puede ser perjudicial consumir ciertos alimentos durante el tratamiento. No es lo más habitual, pero hay que tenerlo en cuenta.

 

Aún con todo esto, aunque los prospectos son cada vez más sencillos de entender, en muchas ocasiones están repletos de términos muy específicos que pueden resultar difíciles de comprender. Por eso, no olvidéis que los médicos y farmacéuticos podemos resolveros cualquier duda que os surja respecto a vuestra medicación.

 

Fuentes:
www.portalfarma.com
La información oficial de medicamentos. Punto farmacológico nº53, Colegio General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Abril, 2010. (Disponible aquí)
Autor: Gloria Aparici. Farmacéutica.

 

Valoración de nuestros lectores
[Total: 0 Promedio: 0]
Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.