Aftas bucales

Conocidas popularmente como llagas, las aftas bucales son úlceras que pueden aparecer sobre cualquier superficie blanda de la boca (en la lengua, en la cara interna de las mejillas o de los labios…). De forma más o menos redondeada, se presentan enrojecidas en los bordes y blanquecinas por el centro y pueden ser muy dolorosas, causando molestias en actividades cotidianas como comer, beber, hablar…

 

Aunque en la mayor parte de los casos no se conoce qué causa las aftas bucales, se cree que su aparición puede estar relacionada con deficiencias en la alimentación, alteraciones hormonales, situaciones de estrés emocional, pequeñas mordeduras, roces con dentaduras o aparatos de ortodoncia, etc…

 

En la mayoría de ocasiones, las aftas desaparecen en unos días sin necesidad de tratamiento. Mientras tanto, es recomendable evitar alimentos ácidos, salados o muy especiados, o que puedan formar aristas al masticarlos (como galletas o tostadas), no tomar bebidas muy calientes, con alcohol o con gas, y realizar el cepillado dental con suavidad para permitir una correcta curación de la llaga bucal.

 

Por otra parte, si las aftas causan malestar, podemos optar por gran variedad de productos dirigidos a paliar las molestias que producen. En el momento de escoger uno, habrá que pensar en la forma de aplicarlo (presentación) y el efecto que deseamos obtener (composición). Por ejemplo, las presentaciones en líquido o gel son útiles para aplicar en las zonas de fácil acceso (como labios) y los sprays o colutorios alcanzan mejor la parte trasera de la boca o el interior de las mejillas. En cuanto a la composición, algunos medicamentos contienen anestésicos, otros son antiinflamatorios, otros crean una barrera protectora que protege la lesión de agresiones externas (roces, alimentos…). Actualmente, los más avanzados calman el dolor, protegen la mucosa oral y aceleran la curación.

 

Es importante tener en cuenta que si las aftas bucales no han curado en menos de 15 días, si aparecen con mucha frecuencia, o si además, hay otros síntomas (fiebre, diarrea, dolor de cabeza, debilidad…) conviene visitar al médico para una mejor valoración.

Fuentes:
www.portalfarma.com
Bonet R, Garrote A. Aftas bucales. Farmacia Profesional 2015;29:27-31
Autor: Gloria Aparici. Farmacéutica.

 

Valoración de nuestros lectores
[Total: 2 Promedio: 4.5]
Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.