La copa menstrual

Una copa menstrual es un recipiente flexible que se coloca en la vagina durante la menstruación, encajándose a las paredes vaginales de modo que todo el flujo queda en el interior de la copa.
Como una de sus características más llamativas es que se reutiliza, no han tardado en aparecer las comparaciones entre compresas, tampones y copas menstruales en cuanto a gasto económico e impacto medioambiental. Pero esto no puede hacernos pensar que es un invento nuevo. En realidad, la primera copa menstrual se empezó a comercializar en la década de 1930, aunque con un éxito moderado debido a su tamaño, rigidez y peso. Desde hace unos años se están diseñando nuevos modelos más prácticos (con aplicador, de varias tallas…) que mejoran mucho la experiencia de uso.
La copa se coloca de forma similar a un tampón, aunque se necesita cierta práctica para aprender a colocarla rápida y fácilmente –por eso, para ayudar en esta fase de aprendizaje, tanto los fabricantes como otros medios de comunicación difunden imágenes o vídeos explicativos a través de internet-. A diferencia de los tampones, la copa no absorbe la sangre, sino que la recoge. Cuando se extrae la copa, el flujo recogido se desecha en el WC, la copa se limpia con agua y se vuelve a colocar.

Las principales reticencias para probar este método de higiene menstrual son las dudas que presenta sobre de la comodidad de uso y los posibles riesgos que puedan tener para la salud. Acerca de la comodidad y de su manejo sólo podemos decir que hay que probarla durante al menos un par de ciclos para poder formarse una opinión personal. En cuanto a los posibles riesgos para la salud, al comprar una copa menstrual, hay que comprobar que cumpla con la normativa adecuada para productos sanitarios (ISO 13485, por la que se garantiza que la copa es segura y adecuada para su uso previsto). Las más fiables se fabrican con silicona de grado médico, un material inerte en el que no produce alergias, se acumulan los gérmenes, ni interfiere en el pH vaginal, ni permite la acumulación de gérmenes (lo cual evita infecciones y malos olores).

 

 

Infografía: culturacolectiva.com
Autor: Gloria Aparici. Farmacéutica.

 

Valoración de nuestros lectores
[Total: 0 Promedio: 0]
Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.