Comprimidos, grageas, pastillas… ¿en qué se diferencian?

Las llamamos pastillas para generalizar, ya que hay una gran variedad de medicamentos muy similares en su aspecto: cápsulas, comprimidos, grageas… Las pequeñas diferencias entre uno u otro tipo afectan a la acción del medicamento y a la forma en que podemos tomarlo.

Técnicamente se denominan formas farmacéuticas sólidas de administración oral, que viene a decir que el medicamento se presenta en estado sólido (a diferencia de los jarabes, que son líquidos o muchos inhaladores, que son gases) y que debe ingerirse (a diferencia de las pomadas, que se aplican sobre la piel, o de los inyectables, que se pinchan). Dentro de la gran cantidad de medicamentos sólidos orales destacan los comprimidos y las cápsulas, por ser los más utilizados.

Las cápsulas se caracterizan por contener el fármaco dentro de un pequeño recipiente de gelatina. Según cómo se fabriquen, pueden ser duras o blandas. Las cápsulas duras constan de dos elementos independientes, de forma cilíndrica y que encajan para que no escape el medicamento que contiene. Las cápsulas blandas son ovoides o esféricas y sus dos partes están selladas en el momento de la fabricación.

Cápsula dura
Cápsula blanda

 

 

 

En los comprimidos se aprovecha el hecho de que muchos principios activos se obtienen en forma de polvo: se comprime dicho polvo para que quede bien compactado y sea fácil su toma. Hay muchos tipos de comprimidos, algunos de ellos son:

  • Comprimidos ranurados: tienen una muesca para que se puedan partir, aunque esto no siempre significa que cada mitad del comprimido contenga la mitad de la dosis.
  • Comprimidos masticables: están preparados específicamente para ser triturados con los dientes antes de tragarse.
  • Comprimidos bucodispersables: se disuelven rápidamente cuando entran en contacto con la saliva. También se conocen como flas, liofilizados orales, velotab, odis… según la tecnología con la que se fabriquen.
  • Comprimidos efervescentes: están diseñados para que se disuelvan rápidamente en un vaso de agua. Antes de bebérselo, hay que esperar a que desaparezca el burbujeo.

Las grageas son comprimidos recubiertos con una capa que protege el medicamento y que facilita su paso por la garganta. Se caracterizan por sus bordes redondeados y su aspecto abrillantado.

Tradicionalmente, se entienden como píldoras los medicamentos con forma de bola, ya que se les daba forma manualmente. En la actualidad, no existe ninguna presentación farmacéutica comercializada en forma de píldora, aunque el uso más coloquial de “píldora” se refiere a los comprimidos anticonceptivos.

Las pastillas propiamente dichas están destinadas a disolverse lentamente en la boca, por lo que se les da una textura suave y un sabor agradable. Generalmente se utilizan para aliviar el dolor de garganta.

Comprimido
Gragea
Pastilla

 

 

 

Viendo que hay tanta variedad de presentaciones sólidas para tomar por vía oral –y sólo hemos mencionado algunas-, es fácil de entender que coloquialmente sea más sencillo englobarlas todas bajo el paraguas de una misma palabra y acabemos llamándolas a todas «pastillas». Ahora, antes de tomar un medicamento puedes observar bien su forma y afirmar si realmente es una pastilla o si se trata de un comprimido.

 

Fuentes:
www.cofgipuzkoa.com

Centro de información de medicamentos
J. L. Vila Jato. Tecnología Farmacéutica, Vol. II: Formas farmacéuticas. Síntesis (Madrid), 1999

 

 

Autor: Gloria Aparici. Farmacéutica.

 

Valoración de nuestros lectores
[Total: 1 Promedio: 5]
Comparte esta entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.